COSAS PARA BEBÉS QUE USARÁS

Hay un sinfín de productos para bebés, pero, ¿verdaderamente cuántos se utilizan? ¿Cuáles son más imprescindibles? Te lo contamos en el siguiente post.

Siendo sinceros, un bebé realmente necesita muy pocas cosas, solo hay que escuchar la forma en la que se criaron nuestras abuelas, bisabuelas, tatarabuelas, etc. A ellas no les hizo falta un cambiador, ni esterilizadores, ni toallitas húmedas, ni papeleras de pañales, y un largo etc. Pero hoy en día hay tantas cosas maravillosas que nos facilitan la vida, que tenemos que aprovecharlas. Dentro de todas esas cosas, hay alguna que vamos a utilizar más que otras, y las siguientes las hemos utilizado bastante.

PRODUCTOS QUE SÍ HEMOS UTILIZADO

Estos son los productos que realmente hemos tenido que utilizar con nuestros hijos, y que deberías tener en casa.

GASAS: Sirven para un sinfín de cosas. Empapadas en suero o agua, te van a servir tanto para curar el ombligo como para limpiarle la carita, los ojos, incluso el culete en sustitución de las toallitas, tal y como os explicamos en limpiar el culito de mi bebé.

SUERO FISIOLÓGICO: En los primeros meses se utiliza muchísimo “que si el ombligo, que si limpiamos las manos, que si limpiamos los ojitos, que hacemos un lavado de nariz, etc” Lo podéis comprar en farmacias y también en la mayoría de supermercados.

TIJERAS CON PUNTA REDONDA PARA CORTAR LAS UÑAS: Es increíble como crecen de rápido las uñas de los bebés, y ¡cómo cortan! La mejor manera de cortarlas es hacerlo mientras duermen, de esta forma podrás cortárselas tranquilamente, eso sí, las uñas son muy finas y frágiles, por eso tendrás que hacerlo con cuidado y prestando mucha atención. Otra alternativa, es usar las limas que suelen venir con las tijeras, sin embargo, no lo recomendamos cuando son muy bebés. Al principio las uñas de los bebés son tan blandas, que no son fáciles de limar, además, terminarás raspando la yema del dedo de tu pequeño, por eso, mejor cortarlas con cuidado, y usar la lima solo si queda algún pico muy afilado.

TERMÓMETRO DE AGUA: Eso de tocar el agua con la muñeca para saber si quema, es estupendo para hacernos una idea aproximada de si nos estamos pasando de fría o caliente, pero teniendo termómetros que nos dan la temperatura exacta del agua, mejor usarlos, y no arriesgarnos, tenemos que tener en cuenta que la piel de un bebé es mucho más delicada que la nuestra. La percepción y el aguante al frío o al calor es distinta para cada persona, por eso,  mejor utilizar un termómetro y aseguramos de que el agua está a la temperatura adecuada, 36 o 37, tal y como os explicamos en ¿Cómo baño a mi bebé?

TERMÓMETRO DE CUERPO: INDISPENSABLE. Podéis encontrarlos de varios tipos: digitales, de chupete, de oído, de tira de plástico. Os recomendamos por ser el más fiable, el termómetro digital, de los que se colocan debajo de la axila. El resto pueden dar lecturas falsas.

 

COJÍN DE LACTANCIA: Da igual que pretendas dar pecho o biberón, este tipo de cojín es una MARAVILLA en los 2 casos. Tu bebé y tú estaréis más cómodos mientras come, tu espalda lo agradecerá, y además es multiusos, podrás utilizarlo para poner a tu bebé un poco incorporado sin peligro de que vuelque, también lo podrás usar como cojín para apoyar tu espalda, incluso para abrazarlo y apoyar la cabeza. Cuidado ¡que es adictivo!

MUSELINAS: Son unos paños de tela que sirven tanto para un roto como un descosido. Su uso habitual es para limpiar la carita del bebé cuando durante la toma se mancha, y para ponerlos en tu hombro mientras les sacamos los gases, por si regurgita y tira algo de leche. Pero, atentas, podemos utilizarlo (sobre todo en verano) como sábana fina para cuando estás paseando y de repente se mueve aire y se te ha olvidado el arrullo, para cuando entras en algún lugar con el aire acondicionado a tope, o sobre la capota del cochecito para taparle el sol, de babero cuando empiece con la papilla.
Seguro que le puedes encontrar alguna utilidad más.

SÁBANAS BAJERAS PARA LA CUNA/MINICUNA: Ten preparada más de una, porque los primeros meses no darás a basto a lavarlas. Es algo que cambiarás con mucha frecuencia porque se mancharán bastante con las regurgitaciones.

SAQUITO PARA DORMIR: Como ya hemos comentado en varias ocasiones, es la forma más segura de que duerman nuestros bebés. Los tenéis de verano, invierno, con mangas, sin mangas, tipo mono o tipo saco.

TOALLAS: Necesitáis tener más de una, y buscarlas grandes, que podáis envolver a vuestro bebé cómodamente. Normalmente son bastante pequeñas haciendo que sea incómodo y casi imposible tapar por completo al bebé.

CEPILLO DE PELO: Aunque tu bebé no tenga mucho pelo, tener un cepillo es muy útil para 2 cosas:

1) Si tu bebé tiene costra láctea es perfecto para ir deshaciéndote de ella. ¿Qué es la costra láctea? es una especie de “caspa” de escamas blancas o amarillas, bastante común en los bebés. Estos cepillos son tan suaves, que puedes masajear su cabecita con él a contrapelo, para ir eliminándolas.

2) Cepillarle la cabecita con mucha delicadeza, aunque tenga poco pelo, puede estimular su crecimiento.

MANTITA: Indispensable en invierno para llevar en el carrito.

CHUPETES: Vas a tener que tener varios. Si quieres saber más sobre las clases de chupetes, te lo explicamos todo en el post CHUPETES.

ESCURRIDOR: Para los biberones va genial, en el mercado hay varios, pero uno que nos encanta por ser sencillo y muy fácil de limpiar es el de Avent.

CARRITO: Elige el que más se adapte a tus necesidades. En la página de la OCU te dan las claves para elegir carrito.

SILLETA DE COCHE: Vas a necesitar una sí o sí. Es la forma más segura de que viajen nuestros bebés, y además, es obligatorio. Tenemos pendiente hablaros de ellas en otro post, pero queremos que TOMÉIS NOTA de algo importantísimo, todos los niños deberían ir en sillas a contramarcha, por lo menos hasta los 4 años, ¿por qué? porque son 5 veces más seguras que las que van mirando al frente. Y en lo que concierne a la seguridad de nuestros hijos, no tenemos que tener ningún tipo de duda.

TOALLITAS HÚMEDAS: Como ya sabemos todos, son multiusos, además de servir para limpiar el culete de nuestro bebé, podemos utilizarlas para limpiar las manos, la cara, incluso en un apuro, las típicas manchas de papilla o leche en la ropa. Por todo lo que contienen, es mejor limitar su uso a cuando estemos fuera de casa, y en casa optar por usar agua y jabón. O, en su defecto, usar toallitas que sean lo más naturales posibles. Nuestras favoritas, y las que usamos con nuestros hijos son las de Huggies Pure, que son muy naturales, contienen un 99% de agua. No las suelen vender en muchos sitios, pero podéis encontrarlas seguro en Carrefour y en Amazon. Al ser fibras naturales, al sacarlas se pueden rompen con más facilidad que el resto, pero si se hace con delicadeza salen sin problemas. Por supuesto no llevan ningún tipo de perfume, ni alcohol, y son muy suaves.

  

 

 

 

NO TE PIERDAS NADA

Te iremos avisando en tu correo de las últimas novedades

¡Traquil@ no mandamos spam! 

Si resides en España, al suscribirte y seguirnos en nuestra página de Facebook, participarás en todos nuestros sorteos mensuales de la web, recuerda hacer las dos cosas. En agosto sortearemos un saco de ordenación chulísimo.

Instagram

  • Cmo pasa el tiempo! Hace aproximadamente un ao la pequea
  • Volvemos a ser Nios?   navidad magianavidad christmas bebes
  • Nosotros ya tenemos nuestro cuento de LA MARGARITA AMARILLA de
  • Instafamily!!! Hemos estado un poco ausentes porque andamos con nuevos