Viajar con niños y bebés en avión

Viajar con niños en avión puede llegar a ser muy estresante. Nos hemos puesto en contacto con una mamá azafata que nos ha resuelto dudas, y nos ha dado algunos consejos para hacerlo un poco más llevadero.

Solemos pensar que los menores de 2 años viajan gratis en avión, pero eso no es del todo cierto. Podemos encontrarnos con  2 supuestos:

  1. Que tengamos que pagar las tasas aeroportuarias (normalmente corresponden al 10% de la tarifa).
  2. Que en lugar de pagar tasas, la compañía aérea nos cobre una cantidad fija, como es el caso de Ryanair, que cobra unos 25 euros por viajar con tu bebé.

Aunque paguemos tasas o un precio fijo, no estamos adquiriendo un billete como tal, por eso, a los menores de 2 años no les corresponde asiento. Durante todo el vuelo el bebé  tendrá que ir en nuestro regazo.

En vuelos largos hay quien opta por comprar un billete para el bebé, de esta forma pueden  hacer uso del asiento para tumbar o sentar al pequeño durante el vuelo. En algunas compañías como Ryanair, puede darse el caso de que sea más barato comprar un billete para nuestro bebé, que pagar el extra, lo único que tendréis que hacer es especificar que se trata de un bebé cuando realicéis la compra.

Si nuestros hijos tienen entre 2 y 11 años, pagaremos un 80% de la tarifa.

DOCUMENTACIÓN QUE VAMOS A NECESITAR

EQUIPAJE y CONTROLES DE SEGURIDAD

Pasar por el control de seguridad es uno de los momentos más tediosos de viajar en avión con niños, y si además, viajamos solos con nuestro pequeño, la cosa se complica. Si es tu caso ¡toma nota de estas recomendaciones!

Si VIAJAS SOLA,  olvídate del bolso del carro, tu bolso, carrito, equipaje de mano, etc, vas a tener que PRIORIZAR. Lo más cómodo es que uses una mochila de las de toda la vida para llevar tus cosas personales y lo que necesite tu bebé durante el viaje. Para optimizar el espacio de la mochila y que la ropa de tu bebé ocupe menos, puedes plancharla antes de guardarla, y si además la enrollas, evitarás que se arrugue y aprovecharás mejor el espacio de la mochila. Si llevas zapatitos, aprovecha el interior para guardar otras cosas, como por ejemplo calcetines, etc. Si vas sola y necesitas llevar contigo maleta, no te vuelvas loca, factúrala.

Ten preparada la comida de tu bebé en una bolsa transparente, así, además de evitarte problemas en el control, te será mucho más cómodo manejarla. Acuérdate de ponerla en la parte de arriba para que sea fácil sacarla y volverla a guardar.

¡Que no te metan prisa! además de lo que ya llevamos encima, en ocasiones el personal de los controles nos aturulla. Si vamos solas es imposible coger al bebé, el carrito y la bandeja con las cosas, todo al mismo tiempo, así que tarda lo que necesites, ni más ni menos, lo necesario.

Normalmente una de las cintas del control, es específica para familias y personas de movilidad reducida, a la entrada de los controles ya os indicarán dónde debéis poneros.

Si viajáis con papá o con alguien que os pueda ayudar, todo resultará más sencillo. Mientras uno sostiene al bebé, el otro podrá ir haciendo todo lo demás, pero no os confiéis, con una mochila cada uno y una maleta de mano, además del carrito, es más que suficiente. Recordar que cuanto menos cosas llevéis, más cómodo será.

Si los niños son más mayores, la cosa mejora, ya no hay que tenerlos en brazos mientras pasamos el control, y además, pueden llevar ellos mismos una mochila pequeña con sus cosas: sus juguetes favoritos, un libro, y alguna cosa más para entretenerse durante el vuelo.

¿PODEMOS PASAR COMIDA DE BEBÉ POR EL CONTROL DE SEGURIDAD?

La respuesta es SÍ. Podéis pasar todo lo que necesitéis para alimentar a vuestro bebé. Eso sí, le harán pruebas para comprobar que está todo ok y no hay nada manipulado. El agua, en principio podéis llevarla también, aunque puede que en algún aeropuerto os pongan problemas. Si no os dejan pasarla, recordar que podéis comprarla dentro.

Si tenéis que calentar un potito o el biberón, podéis hacerlo antes de subir al avión en alguna cafetería de la terminal, o si lo preferís, durante el vuelo.

Truco: Una vez pasado el control de seguridad pide en una cafetería que calienten mucho el agua del biberón y viértela en el termo, de esa forma, la tendrás lista para el vuelo, y no tendrás que esperar luego. Si decides calentarlo en el avión, los recursos con los que cuenta la tripulación para hacerlo son limitados, lo habitual es que lo hagan al baño María, llenando un recipiente con agua hirviendo e introduciendo el potito o biberón.

Aunque el agua del avión es potable y a los adultos no nos afecte, NUNCA uséis el agua caliente de los aviones para preparar los biberones de vuestros bebés. Los depósitos de agua de los aviones, no están en las condiciones adecuadas para usarla en el biberón de vuestros bebés.

CARRITOS

Al pasar por el control de seguridad los carritos tendremos que plegarlos y subirlos a la cinta junto con el resto de nuestros enseres personales para que pasen por el scanner. Cuanto más ligero, más fácil de plegar  y cuantas menos cosas llevemos, mejor, más fácil nos resultará manejarlo.

Podemos llegar con el carrito hasta la puerta del avión, una vez allí lo plegaremos, y el personal de tierra se encargará de guardarlo en bodega. Una vez en destino pueden ocurrir 2 cosas:

1) Que nos den el carrito nada más salir del avión, justo donde lo hemos dejado.

2) Que tengamos que recogerlo en la cinta de equipajes. Dependerá del aeropuerto.

Hay una silla de bebé que podemos subir con nosotros al avión, es tan compacta que entra en los portaequipajes, se trata de la silla YOYO de Babyzen

EN EL AVIÓN

Al llegar al avión la tripulación os dará un cinturón especial para menores de 2 años, que va enganchado al vuestro. Lo tendréis que poner obligatoriamente en despegues y aterrizajes, pero nuestra recomendación es que lo llevéis durante todo el vuelo, si os resulta incómodo tener vuestro cinturón abrochado, es tan sencillo como que os lo aflojéis. Lo importante es que lo tengáis abrochado para que en caso de turbulencia no salgáis despedidos, más que nosotros, nuestros bebés.

Las turbulencias nos pueden pillar de sorpresa, y aunque no suelen ser peligrosas para el avión, si son fuertes e inesperadas, nos podemos hacer mucho daño, o lo que es peor, a nuestros pequeños, así que ¡recordar! cuando estemos sentados, los cinturones de seguridad SIEMPRE abrochados.

Otra opción que ya permiten la mayoría de las compañías españolas, es comprar asiento para tu bebé, y llevar una silla de coche homologada (sello de calidad de la UE,ECE R44/03 ó ECE R44/04) Antes de hacerlo, comprueba que la compañía aérea en la que vais a viajar está autorizada a utilizarlas, porque si no es el caso, tendréis que seguir utilizando el cinturón de bebés en despegues y aterrizajes. En caso de que se permita su uso, y os decantéis por esa opción, durante el despegue y aterrizaje, irá sentado en su silla. No nos cansaremos de recordarlo, durante el vuelo, los arneses deben estar abrochados. Después de despegar, puedes aflojarlos para que no les resulte muy incómodo a los peques, de esta forma no habrá riesgo de que salgan despedidos en caso de turbulencia.

Para vuelos largos

Si tu hijo tiene más de 2 años, y tenéis comida incluida, recuerda pedir menú de niño cuando hagas la compra del billete. No es algo obligatorio, pero los menús de niños están hechos pensando en sus preferencias, y la bandeja es más divertida que la de adulto.

La mayoría de las compañías aéreas, en vuelos largos suelen tener cunas para bebés, normalmente aguantan hasta 11 kilos. Ten en cuenta que son limitadas, tendrás que pedirlas en el avión, o en la oficina de la compañía, imfórmate antes de volar, porque cambia la forma de solicitarla según la compañía aérea en la que viajes . No lo dejes para última hora, cuando antes lo hagas, antes te garantizarás poder disponer de una.

La cunas van colocadas en los “mamparos” del avión (en la pared que hay delante de algunas filas), por lo que tendrás que tener un asiento de mamparo para poder usarla.

Durante el vuelo

Es muy importante que los bebés mamen, tomen biberón o agua durante el despegue y el descenso, para que los oídos regulen la presión, y les resulte menos molestos los cambios de altitud.

Lo ideal es ir nivelando la presión de los oídos durante todo el vuelo, pero sobre todo en despegue, y en el descenso ¿pero, cómo puedo saber que empezamos a descender? es muy sencillo, fijaros en la señal de cinturones, cuando la encienden, la tripulación nos informa de que ha comenzado el descenso y empiezan a recogerlo todo, es cuando debemos empezar a darle pecho/biberón o agua a nuestro bebé. Sabemos que los bebés y niños van por libre, y que cuando queremos que hagan una cosa, hacen más bien lo contrario, así que si tu bebé no quiere ponerse al pecho en ese momento, o tomar biberón, ponle el chupete, así salivarán y al tragar saliva sus oídos irán compensado la presión.

Si tus hijos ya no son bebés, una buena opción es que chupen un caramelo, que masquen chicle, o que coman algo, aunque lo ideal es beber liquido a sorbitos pequeños y muy rápido. Otra de las maniobras que ayudan a compensar el cambio de presión, es abrir la boca como si fueran a bostezar, moviendo la mandíbula. Y por último, tapar los orificios de la nariz con los dedos mientras se intenta expulsar el aire por la nariz, esta técnica se llama de Vasalva, y  tienen que hacerla con mucha SUAVIDAD, porque si lo hacen a lo bruto, se pueden hacer daño en el oido.

La calefacción, el aire acondicionado, y la presurización de la cabina, hace que el ambiente en el avión sea SECO, por eso es MUY IMPORTANTE que beban mucho durante el vuelo, para que no se deshidraten.

¿QUÉ PASA CON LOS OÍDOS SI NUESTRO PEQUEÑO ESTÁ RESFRIADO?

Viajar resfriado es muy peligroso para los oídos, al estar resfriados, para el oído es complicado regular la diferencia de presión externa e interna, y en los casos más extremos, el tímpano podría reventar. Por experiencia sabemos que hay ocasiones en que no podemos evitar subirnos a un avión resfriados. Si a nosotros como adultos ya nos parece una experiencia dolorosa, imaginaros para un bebé o niño.

Hay que ayudar al oído a compensar desde el inicio del viaje con las tácticas que os hemos dado anteriormente.

TRUCO:  Antes de empezar el descenso, pide a la tripulación que te ponga 2 vasos con papel mojado en agua caliente . No tiene que chorrear, por eso comprueba antes de nada que no gotea. La finalidad de usarlos, es que al mojar el papel en agua caliente, desprende calor, y al cubrir las orejas con los vasos, alivia un poco el dolor. Se suele decir que tiene efecto placebo, pero damos fe, por experiencia propia, de que funciona, y alivia algo el dolor.

ENLACES A LAS CONDICIONES PARA VIAJAR CON NIÑOS DE ALGUNAS COMPAÑÍAS AÉREAS

¿Queréis saber si podéis llevar el carrito y alguna cosa más como cuna de viaje, silla de coche, etc? Según la compañía, te van a permitir llevar una cosa o 2. Aquí os dejamos enlaces directos a algunas aerolíneas, dónde especifican todo lo que podemos llevar.

IBERIA

AIR EUROPA

VUELING

RYANAIR

EASYJET

Además, AQUÍ os dejamos un enlace con particularidades de otras compañías aéreas.

ALGUNA COSA MÁS QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA

  • En el avión no hay comida para bebés, por eso llevaros todo lo que necesitéis. Es más habitual de lo que parece que los papás suban al avión y pidan leche para sus bebés. En la comida no escatiméis, más vale que os sobre, que falte. En el caso de los niños, aunque podáis comprarle algo para comer en el avión, o la comida esté incluida, no está de más que llevéis cosas que le gusten.

  • Viajar en avión es una buena oportunidad para dejar volar la imaginación de los más pequeños, crear historias  y jugar a los juegos de toda la vida, el veo veo, la oca, etc. También los podéis tener entretenidos un rato pintando, con algún cuento, y con su juguete favorito. Pero además de todo eso, ser precavidos, y descargaros en el teléfono o tablet aplicaciones de juegos infantiles, y sus dibujos preferidos.
  • En un espacio tan reducido como es el de un avión, cuanto más entretenidos estén, mejor. Si el vuelo es largo, vais a tener tiempo de hacerlo todo.
  • Está bien que los niños se vayan inmunizando, pero ¿a que no dejáis que vuestros hijos entren descalzos en baños públicos? No somos conscientes de la porquería que hay en los aviones, sobre todo en los baños y moquetas, no dejéis nunca a vuestro hijo entrar descalzo al baño del avión, ni sobre la moqueta, si lo hace, que sea con calcetines que podáis tirar luego. Aunque parezca que lo acaban de limpiar, creernos, no está limpio.
  • No cambiéis a vuestro bebé en el asiento, aunque sea de noche, esté libre, y no os vean, la tripulación os llamará la atención. Como mínimo, uno de los baños del avión, dispone de cambiadores.
  • Si el vuelo es largo, no olvidéis dar paseos por el pasillo con vuestros pequeños, si ya no son bebés, van a necesitar estirar las piernas y estirarse.
  • Algo en lo que no solemos caer, es que en los aviones puede llegar a hacer bastante frío, por lo que acordaros de llevar algo de abrigo para vuestros hijos, y para vosotros.

Hasta aquí nuestras recomendaciones para viajar en avión con los más pequeños. ¡BUEN VUELO PAPÁS!

 

NO TE PIERDAS NADA

Te iremos avisando en tu correo de las últimas novedades

¡Traquil@ no mandamos spam! 

Si resides en España, al suscribirte y seguirnos en nuestra página de Facebook, participarás en todos nuestros sorteos mensuales de la web, recuerda hacer las dos cosas. En agosto sortearemos un saco de ordenación chulísimo.

Instagram

  • Nosotros ya tenemos nuestro cuento de LA MARGARITA AMARILLA de
  • Cmo pasa el tiempo! Hace aproximadamente un ao la pequea
  • Instafamily!!! Hemos estado un poco ausentes porque andamos con nuevos
  • El eterno quebradero de cabezaQu le hacemos de comercenar a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *