¿Cómo baño a mi bebé?

El baño es uno de los momentos que plantea muchas preguntas y origina mucha inseguridad a los padres primerizos ¿Cuándo debes empezar a bañar a tu bebé? ¿Con cuánta frecuencia? ¿De qué forma hay que sujetarles para no hacerles daño? etc. Que no cunda el pánico, os vamos a dar las claves para que el momento baño sea un momento agradable para todos.


¿CUÁNDO LE DOY EL PRIMER BAÑO A MI BEBÉ?

La mayoría de los pediatras recomiendan que bañemos por primera vez a nuestro bebé cuando se le haya caído el cordón umbilical, y se haya secado por completo, de esta forma evitamos secarlo mal, y minimizamos el riesgo de que se infecte. Además, los bebés nacen con una capa de grasa blanca (llamada Vérmix caseosa) que no debemos quitar. Esta grasa tiene una función protectora, por lo que es aconsejable dejar que la piel del bebé la vaya absorbiendo.

Newborn Baby

Hace unos años, lo habitual en los hospitales era bañar al bebé a las pocas horas de nacer, sin embargo, esa práctica está cambiando, y las propias matronas y enfermeras suelen recomendar que no lo hagas para dejar que el vérmix actúe. Aún así, si decides bañar a tu bebé al día siguiente en el hospital, es importante que no intentes quitar los restos de grasa que todavía queden. Aunque no sea lo más estético del mundo, es muy beneficiosa para tu pequeño: le ayuda a mantener la temperatura corporal, hidrata su piel, y lo más importante, crea una barrera que lo protege de infecciones en sus primeras horas de vida.

Si esperamos a que caiga el cordón umbilical pueden pasar varias semanas hasta que le des su primer baño. No pasa absolutamente nada, en su lugar, podéis pasarle una gasa humedecida, con agua templada, por aquellas zonas que puedan acumular pelusas o sudor, que normalmente son los pliegues del cuello, brazos y piernas, y acordaros luego de secarlos muy bien.

 

¿CON CUÁNTA FRECUENCIA DEBES BAÑAR A TU BEBÉ?

Os aconsejamos que los primeros meses la frecuencia del baño, dependa de lo que disfrute tu bebé con él. Hasta que no empiezan a gatear los bebés no se ensucian de verdad, por lo que a nivel higiénico no es necesario bañarlos más de un par de veces por semana, en muchas ocasiones, con pasar una toalla o una gasa humedecida por los pliegues, cara y manos, suele ser más que suficiente. Sin embargo, si tu bebé disfruta con el baño, puedes bañarlo todos los días sin problema, eso sí, hazlo SOLO CON AGUA, añádele gel solo de vez en cuando, cuando de verdad lo necesite.

 

¿QUÉ VAS A NECESITAR PARA BAÑAR A TU BEBÉ?

Bañera para el bebéHay varios tipos de bañeras: altas, bajas, para el lavabo, de cubo, de viaje, hinchables, etc. Los primeros meses lo ideal es tener la bañera en alto. Durante  el postparto, agradeceréis no tener que agacharos. Da igual que sea de lavabo o de las que tienen soporte, eso ya dependerá de vuestras preferencias y del espacio que tengáis en casa. (Ver: bañeras para el bebé. ¿Con cuál te quedas?)

 

 

Gel y champú: Ya hablaremos más detenidamente de los geles y champús para bebés en otro artículo, pero lo básico que tenéis que saber es:

  1. Que no tienen que contener PARABENOS.
  2. Si no llevan SODIUM LAURYL o LAURETH SULPHATE, mucho mejor, son sustancias que pueden ser demasiado agresivas para la delicada piel de nuestro bebé . Todos los productos de higiene para bebés cuanto más naturales, mejor.

Toallas: El bebé debe tener las suyas propias. Lo ideal es que sean de algodón. Los fabricantes se empeñan en hacer las toallas de bebé minúsculas, pero los bebés crecen muy rápido, Y en cuestión de poco tiempo es toda una odisea conseguir envolverlos sin que se queden los pies fuera. Os aconsejamos que escojáis siempre la más grande, para poder envolverle en ella cómodamente.

La toalla Clevamama Splash&Wrap, ha sido premiada en varias ocasiones. La particularidad que tiene esta toalla para bebé es que la sujetamos con un velcro a nuestro cuello, de esta forma la tenemos ya preparada para cuando saquemos al bebé de la bañera. Además, es bastante grande, por lo que permite que lo arropemos sin problema. De lo que se suelen quejar aquellos que la han probado es de que la calidad del algodón es mejorable, pero sin lugar a dudas la idea es buena.

 

 

Termómetro de agua: es bastante práctico.Seguramente estéis hartos de escuchar que con la muñeca o el codo podemos comprobar la temperatura, y es cierto que si no hay más remedio, es un método que funciona para saber si quema o no, pero cuando son recién nacidos mejor saber la temperatura exacta del agua, y para eso no hay nada más práctico que usar un termómetro de agua, además, hay algunos modelos que vienen incorporados en muñequitos de goma, de esta forma harán doble función: nos servirá para saber la temperatura del agua y nuestro bebé disfrutará jugando con ellos cuando crezca un poco.

 

 

¿CÓMO BAÑO A MI BEBÉ?

 

 

La primera vez que metemos a nuestro bebé en la bañera es un momento tenso. Las bañeras son duras, resbaladizas, y un recién nacido es tan pequeñito y delicado, que tememos poder hacerle daño al manipularlo para bañarle, por eso hay un invento que hemos probado y que recomendamos al 100% : una hamaca de red para el baño, se trata de un trozo de “tela” con enganches en los laterales, que hacen que quede suspendida por el centro. Nos va a permitir tenerlo apoyado en una superficie blandita, sin que haya peligro de que nuestro bebé resbale o se golpee. Eso sí, BAJO NINGÚN CONCEPTO dejéis al bebé solo apoyado en la red, lo tenéis que tener siempre sujeto por la espalda, Un recién nacido no tiene fuerza en el cuello, ni control sobre su cabecita, la red es simplemente una ayuda para hacerlo más fácil.

 

Si bañamos solos a nuestro bebé:

 Para que este momento relajante no se convierta en caótico, es importante que lo dejemos todo preparado antes de empezar:

  •  Si vamos a usar jabón, dejaremos el gel/champú que vayamos a utilizar a mano. Tener en cuenta que lo cogeremos con la mano que tenemos libre (recordar que la otra estará SIEMPRE sujetando al bebé).
  • Con la toalla hacemos lo mismo, tenemos que poder alcanzarla con la mano que nos queda libre.
  • La temperatura ideal del agua es de 36-37 ºC, 35 es demasiado templada, en invierno se nos enfriaría rápidamente, y 38 ºC para un recién nacido es demasiado elevada.

 

¡PASO A PASO!

  1. Desnudamos al bebé en una habitación con una temperatura adecuada a la época del año. Lo ideal sería hacerlo todo en el baño, de esta forma no sometemos al bebé a cambios de temperatura, sobre todo en invierno, pero si no es posible, aclimatamos el trayecto que vayamos a hacer con nuestro bebé en brazos y si es invierno lo cubrimos con una manta, asegurándonos de que no hay corrientes de aire. Si no queremos alguna sorpresa en el trayecto, el pañal se lo quitamos antes de meterlo en la bañera.
  2. Lo cogemos en bracitos, y lo vamos introduciendo poco a poco en el agua, despacio, para que se vaya aclimatando a la temperatura. Empezamos a sumergir primero la parte de los pies y poco a poco el resto del cuerpo. El bebé quedará apoyado sobre uno de tus brazos y el otro lo usarás para enjabonarle.
  3. Cuando consideres oportuno ponerle jabón, usa muy poco. Empieza lavándole la carita, con humedecerte la mano y acariciarle la cara con delicadeza, es más que suficiente. Si solo te humedeces la mano, no hay riesgo de que le entre agua en los ojos, también puedes hacerlo con una toalla pequeña. Seguidamente comienza a lavar el resto del cuerpo con la mano o una esponja, con la mano es suficiente, pero si prefieres usar esponja, no le frotes, pásala por el cuerpo del bebé con mucha delicadeza. La cabeza no es necesario que la mojes siempre que le bañes, en invierno lávala solo cuando de verdad lo necesite, y cuando lo hagas deja la cabecita para el final del baño, así evitarás que coja frío. En verano pasa al contrario, si hace mucho calor, mojársela puede aliviarle, ya dependerá del calor que haga, de lo fresco o no que esté el baño…etc. Si mojas partes del cuerpo del bebé que no quedan sumergida en agua, recuerda que ya no debes parar de aplicarle regularmente agua con la mano para que no se enfríe.
  4. Una vez terminado el baño, ponte la toalla a modo de babero, que te cubra los hombros. Coge al bebé con las dos manos, con mucha delicadeza y firmeza a la vez, y póntelo mirando hacia ti. Abrázalo, y cierra la toalla sobre su cuerpecito. Esta maniobra debe hacerse con ligereza, para evitar que se enfríe. Acuérdate de secarle la cabecita

 

 

¡ Esperamos que disfrutéis con vuestro bebé de este momento tan divertido !

 

Aquí abajo, os dejo enlaces a algunos productos que os he mencionado.

 

NO TE PIERDAS NADA

Te iremos avisando en tu correo de las últimas novedades

¡Traquil@ no mandamos spam! 

Instagram

  • Volvemos a ser Nios?   navidad magianavidad christmas bebes
  • Cmo pasa el tiempo! Hace aproximadamente un ao la pequea
  • Nosotros ya tenemos nuestro cuento de LA MARGARITA AMARILLA de
  • Instafamily!!! Hemos estado un poco ausentes porque andamos con nuevos