¿CÓMO PROTEJO A MI BEBÉ DEL SOL?


El buen tiempo está a la vuelta de la esquina, y con él llega el calor, los días de playa, piscina y de salir a dar largos paseos con nuestro bebé. En Bebé Universo sabemos lo IMPORTANTE que es PROTEGER a los más pequeños de los EFECTOS DEL SOL, por eso aquí tenéis las normas básicas que debemos seguir para hacerlo. 

TE INTERESA TAMBIÉN: PROTECTORES SOLARES PARA BEBÉS Y NIÑOS

La piel de los bebés y niños es sumamente delicada, la producción de melanina de los bebés todavía está desarrollándose y su piel es muy sensible a la absorción de todo tipo de sustancias. Como padres tenemos que proteger a nuestros pequeños del sol a diario, no solo cuando vamos a la playa o a la piscina, si no también cuando vamos a pasear o si van a estar expuestos a los rayos solares en el parque, calle, etc.

La piel tiene memoria y las células van acumulando los daños recibidos a lo largo de los años. Una mala protección frente al sol en nuestra niñez, puede desembocar en multitud de problemas de piel en nuestra edad adulta, incluyendo el cáncer de piel, que por desgracia cada vez es más común.

En el mercado podemos encontrar 3 tipos de cremas solares, las que nos protegen del sol con filtros físicos/minerales, las que lo hacen con filtros químicos, y las que son mixtas (combinan filtros físicos y químicos). Las de filtros físicos/minerales actúan como un escudo que hace que la luz rebote y no son absorbidas por la piel, por eso son las adecuadas para usar en niños menores de 3 años. Aunque tenéis que aseguraros de que no contienen noanopartículas, estas partículas sí pueden ser absorbidas por la delicada piel de nuestro bebé y podemos encontrarlas en algunos de estos protectores solares. Las cremas con filtros químicos transforman los rayos uva en calor, y tienen como inconveniente que la piel absorbe parte de esos filtros, por eso NO son recomendables hasta cumplidos los 3 años. Algunos expertos recomiendan usar protecciones solares mixtas a partir de los 3 años en lugar de solo químicas
Es importante que pongamos protector solar a nuestro bebé cuando vamos de paseo y que tengamos siempre a mano la sombrilla del cochecito, que aunque sabemos que son muy engorrosas, es la mejor solución para dar sombra a nuestro bebé.

 

A los niños menores de 3 años, y especialmente a los menores de 6 meses, no hay que exponerlos directamente al sol. Para que sinteticen la vitamina D es suficiente con que les dé el sol en cara y manos durante unos 10/15 minutos, a primera hora del día o al caer la tarde. Si tu bebé tiene menos de 6 meses es mejor que te olvides este año de ir a tomar el sol a la playa o la piscina. En su lugar podrás disfrutar de la playa dando, por ejemplo, paseos al atardecer.
Aunque estemos debajo de la sombrilla, a las horas centrales del día se pueden alcanzar temperaturas muy elevadas. Nuestro pequeño, aunque tenga más de 6 meses,  todavía no es capaz de eliminar correctamente el calor a través del sudor, y corre un riesgo muy elevado de sufrir una insolación. Esto es extensible a cuando salimos a pasear con nuestro bebé, aunque esté protegido bajo la capota del carrito, la temperatura que se puede alcanzar puede ser muy elevada. Muchas veces es toda una odisea conseguir que no le dé el sol o la luz moleste a nuestro bebé mientras paseamos, tendréis que haceros con una sombrilla, no cubráis el carrito con sábanas, mantas o muselinas, un estudio ha demostrado que las temperaturas que se alcanzan en el interior del carrito al cubrirlo son elevadísimas.  




El gorro o gorra es algo que debería ser un imprescindible en la bolsa de nuestro bebé. En la cabecita no podemos ponerle protector solar, por eso la forma de protegerla del sol es cubriéndola. Si tu bebé es de los que se quitan el gorro constantemente, prueba a ponerle uno con tiras que puedas atar, y si no surte efecto, ten en cuenta que los bebés aprenden por imitación, puedes probar a ponerte tú otro, aunque sea en casa, hasta que se acostumbre al suyo.
Además de poner a nuestro peque crema solar de factor alto, la ropa le añade protección extra. A pesar de la creencia popular de que los colores claros son los más adecuados para el verano, LA ACADEMIA ESPAÑOLA DE DERMATOLOGÍA nos informa de que en realidad los colores oscuros nos protegen más de los rayos solares. Un claro referente de ello es que los beduinos en el desierto van completamente cubiertos de negro. Así que tomar nota, los colores oscuros nos protegen más del sol que los claros. También podemos encontrar ropa con factor de protección solar, aparecerá en la etiqueta como UPF + el número del factor que tiene, es una opción ideal para los más pequeños, algo a lo que tenéis que prestar atención es que cumpla con la norma EN 13758-2.
Los bebés de menos de 6 meses no tienen que estar expuestos al sol (con 10/15 minutos de paseo al día para absorber la vitamina D, es suficiente) Hay que tenerlos a la sombra, aunque los días de calor, en las horas centrales del día, no vale con tenerlos a la sombra debajo de un árbol o debajo de una sombrilla. Tenemos que mantenerlos a cubierto, en sitios cerrados frescos, o en lugares donde el calor no alcance temperaturas elevadas.

Si sigues estas recomendaciones protegerás a tu peque de los efectos nocivos del sol, recuerda que una mala protección de pequeños, puede derivar en graves consecuencia de mayores.

 

 

 

 

NO TE PIERDAS NADA

Te iremos avisando en tu correo de las últimas novedades

¡Traquil@ no mandamos spam! 

Instagram

  • Nosotros ya tenemos nuestro cuento de LA MARGARITA AMARILLA de
  • Cmo pasa el tiempo! Hace aproximadamente un ao la pequea
  • Instafamily!!! Hemos estado un poco ausentes porque andamos con nuevos
  • Volvemos a ser Nios?   navidad magianavidad christmas bebes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *